La mañana de San Juan - Manuel Gutiérrez Nájera



Manuel Gutiérrez Nájera nació en México en 1859, murió en 1895.
Vivo observador y cronista de su época, fue uno de los fundadores de la Revista Azul, donde se difundía el modernismo de su país. Una parte importante se su obra se publicó en periódicos mexicanos. Muchos de sus trabajos parecieron bajo distintos seudónimos: El cura de Jalatlaco, El duque Job, Puck, Junius, Recamier, Mr. Can-Can, Nemo, Omega, entre otros.



La mañana de San Juan

Pocas mañanas hay tan alegres, tan frescas, tan azules como esta mañana de San Juan. El cielo está muy limpio, "como si los ángeles lo hubieran lavado por la mañana"; llovió anoche y todavía cuelgan de las ramas brazaletes de rocío que se evaporan luego que el sol brilla, como los sueños luego que amanece; los insectos se ahogan en las gotas de agua que resbalan por las hojas, y se aspira con regocijo ese olor delicioso de tierra húmeda, que sólo puede compararse con el olor de los cabellos negros, con el olor de la epidermis blanca y el olor de las páginas recién impresas. También la naturaleza sale de la alberca con el cabello suelto y la garganta descubierta; los pájaros, que se emborrachan con agua, cantan mucho, y los niños del pueblo hunden su cara en la gran palangana de metal. ¡Oh, mañanita de San Juan, la de camisa limpia y jabones perfumados, yo quisiera mirarte lejos de estos calderos en que hierve grasa humana; quisiera contemplarte al aire libre, allí donde apareces virgen todavía, con los brazos muy blancos y los rizos húmedos! Allí eres virgen: cuando llegas a la ciudad, tus labios rojos han besado mucho, muchas guedejas rubias de tu undívago cabello se han quedado en las manos de tus mil amantes, como queda el vellón de los corderos en los zarzales del camino; muchos brazos han rodeado tu cintura; traes en el cuello la marca roja de una mordida, y vienes tambaleando, con traje de raso blanco todavía, pero ya prostituido, profanado, semejante al de Giroflé después de la comida, cuando la novia muerde sus inmaculados azahares y empapa sus cabellos en el vino. ¡No, mañanita de San Juan, así yo no te quiero! Me gustas en el campo: allí donde se miran tus azules ojitos y tus trenzas de oro. Bajas por la escarpada colina poco a poco; llamas a la puerta o entornas sigilosamente la ventana para que tu mirada alumbre el interior, y todos te recibimos como reciben los enfermos la salud, los pobres la riqueza y los corazones el amor. ¿No eres amorosa? ¿No eres muy rica? ¿No eres sana? Cuando vienes, los novios hacen sus eternos juramentos; los que padecen, se levantan vueltos a la vida; y la dorada luz de tus cabellos siembra de lentejuelas y monedas de oro el verde oscuro de los campos, el fondo de los ríos y la pequeña mesa de madera pobre en que se desayunan los humildes, bebiendo un tarro de espumosa leche, mientras la vaca muge en el establo. ¡Ah! Yo quisiera mirarte así cuando eres virgen, y besar las mejillas de Ninón... ¡sus mejillas de sonrosado terciopelo y sus hombros de raso blanco!
Cuando llegas, ¡oh mañanita de San Juan!, recuerdo una vieja historia que tú sabes y que ni tú ni yo podemos olvidar. ¿Te acuerdas? La hacienda en que yo estaba por aquellos días era muy grande; con muchas fanegas de tierra sembrada e incontables cabezas de ganado. Allí está el caserón, precedido de un patio, con su fuente en medio. Allá está la capilla. Lejos, bajo las ramas colgantes de los grandes sauces, está la presa en que van a abrevarse los rebaños.
Vista desde una altura y a distancia, se diría que la presa es la enorme pupila azul de algún gigante, tendido a la bartola sobre el césped. ¡Y qué honda es la presa! ¡Tú lo sabes...!
Gabriel y Carlos jugaban comúnmente en el jardín. Gabriel tenía seis años; Carlos, siete. Pero un día la madre de Gabriel y Carlos cayó en cama, y no hubo quien vigilara sus alegres correrías. Era el día de San Juan. Cuando empezaba a declinar la tarde, Gabriel dijo a Carlos:
—Mira, mamá duerme y ya hemos roto nuestros fusiles. Vamos a la presa. Si mamá nos riñe, le diremos que estábamos jugando en el jardín.
Carlos, que era el mayor, tuvo algunos escrúpulos ligeros. Pero el delito no era tan enorme, y además, los dos sabían que la presa estaba adornada con grandes cañaverales y ramos de zempazúchil. ¡Era día de San Juan!
—¡Vamos! —le dijo—, llevaremos un Monitor para hacer barcos de papel y les cortaremos las alas a las moscas para que sirvan de marineros.
Y Carlos y Gabriel salieron muy quedito para no despertar a su mamá, que estaba enferma. Como era día de fiesta, el campo estaba solo. Los peones y trabajadores dormían la siesta en sus cabañas.
Gabriel y Carlos no pasaron por la tienda, para no ser vistos, y corrieron a todo escape por el campo.
Muy en breve llegaron a la presa. No había nadie: ni un peón, ni una oveja. Carlos cortó en pedazos el Monitor e hizo dos barcos, tan grandes como los navíos de Guatemala. Las pobres moscas, que iban sin alas y cautivas en una caja de obleas, tripularon humildemente las embarcaciones. Por desgracia, la víspera habían limpiado la presa, y estaba el agua un poco baja. Gabriel no la alcanzaba con sus manos. Carlos, que era el mayor, le dijo:
—Déjame a mí que soy más grande. Pero Carlos tampoco la alcanzaba. Trepó entonces sobre el pretil de piedra, levantando las plantas de la tierra, alargó el brazo e iba a tocar el agua y a dejar en ella el barco, cuando, perdiendo el equilibrio, cayó al tranquilo seno de las ondas. Gabriel lanzó un agudo grito. Rompiéndose las uñas con las piedras, rasgándose la ropa, a viva fuerza logró también encaramarse sobre la cornisa, teniendo casi todo el busto sobre el agua. Las ondas se agitaban todavía.
Adentro estaba Carlos.De súbito, aparece en la superficie, con la cara amoratada, arrojando agua por la nariz y por la boca.
—¡Hermano!, ¡hermano!
—¡Ven acá!, ¡ven acá! No quiero que te mueras.
Nadie oía. Los niños pedían socorro, estremeciendo el aire con sus gritos; no acudía
ninguno. Gabriel se inclinaba cada vez más sobre las aguas y tendía las manos. -Acércate, hermanito, yo te estiro.
Carlos quería nadar y aproximarse al muro de la presa, pero ya le faltaban fuerzas, ya se hundía. De pronto, se movieron las ondas y asió Carlos una rama, y apoyado en ella logró ponerse junto del pretil y alzó una mano; Gabriel la apretó con las manitas suyas, y quiso el potro niño levantar por los aires a su hermano, que había sacado medio cuerpo de las aguas y se agarraba a las salientes piedras de la presa. Gabriel estaba rojo y sus manos sudaban, apretando la blanca manecita del hermano.
—¡Si no puedo sacarte! ¡Si no puedo!
Y Carlos volvía a hundirse, y con sus ojos negros muy abiertos le pedía socorro.
—¡No seas malo! ¿Qué te he hecho? Te daré mis cajitas de soldados y el molino de marmaja que te gustan tanto. ¡Sácame de aquí!
Gabriel lloraba nerviosamente, y, estirando más el cuerpo de su hermanito moribundo, le decía:
—¡No quiero que te mueras! ¡Mamá! ¡Mamá! ¡No quiero que se muera!
Y ambos gritaban, exclamando luego:
—¡No nos oyen! ¡No nos oyen!
—¡Santo ángel de mi guarda! ¿Por qué no me
oyes?
Y entretanto fue cayendo la noche. Las ventanas se iluminaban en el caserío. Allí había padres que besaban a sus hijos. Fueron saliendo las estrellas en el cielo. ¡Diríase que miraban la tragedia de aquellas tres manitas enlazadas que no querían soltarse, y se soltaban! ¡Y las estrellas no podían ayudarles, porque las estrellas son muy frías y están muy altas!
Las lágrimas amargas de Gabriel caían sobre la cabeza de su hermano. ¡Se veían juntos, cara a cara, apretándose las manos, y uno iba a morirse!
—Suelta, hermanito, ya no puedes más; voy a morirme.
—¡Todavía no! ¡Todavía no! ¡Socorro! ¡Auxilio!
—¡Toma! Voy a dejarte mi reloj. ¡Toma, hermanito!
Y con la mano que tenía libre sacó de su bolsillo el diminuto reloj de oro que le habían regalado el Año Nuevo. ¡Cuántos meses había pensado sin descanso en ese pequeño reloj de oro! El día en que al fin lo tuvo no quería acostarse. Para dormir, lo puso bajo su almohada. Gabriel miraba con asombro sus dos tapas, la carátula blanca en que giraban poco a poco las manecitas negras y el instantero que, nerviosamente, corría, corría, sin dar jamás con la salida del estrecho círculo. Y decía:
"¡Cuando tenga siete años como Carlos, también me comprarán un reloj de oro!" "No, pobre niño; no cumples aún siete años y ya tienes el reloj. Tu hermanito se muere y te lo deja. ¿Para qué lo quiere? La tumba es muy oscura, y no se puede ver la hora que es.”
—¡Toma, hermanito, voy a darte mi reloj; toma, hermanito!
Y las manitas ya moradas se aflojaron, y las bocas se dieron un beso desde lejos. Ya no tenían los niños fuerza en sus pulmones para pedir socorro. Ya se abren las aguas, como se abre la muchedumbre en una procesión cuando la Hostia pasa. ¡Ya se cierran y sólo queda por un segundo, sobre la onda azul, un bucle lacio de cabellos rubios!
Gabriel soltó a correr en dirección del caserío, tropezando, cayendo sobre las piedras que lo herían. No digamos ya más: cuando el cuerpo de Carlos se encontró, ya estaba frío, tan frío, que la madre, al besarlo, quedó muerta.
¡Oh mañanita de San Juan! ¡Tu blanco traje de novia tiene también manchas de sangre!

17 comentarios:

Anónimo dijo...

pito culeros pinche libro

Anónimo dijo...

mmm esta muy largo '

Anónimo dijo...

muy bueno el cuento
digan lo que digan

Anónimo dijo...

Debemos valorar los talentos literarios que ha habido en México.
Esta historia, tan bien descrita por un literato, que aunque es salida de su imaginación, tal vez fue basada en la realidad.

Hechos como ese aún ocurren en nuestro país.
¿Cuántas familias no han perdido a uno de sus hijos por situaciones como nos los describe el cuento, por ir a jugar, por ir a divertirse.
Pero no hay diversión, sino una tragedia.

Anónimo dijo...

pues esta muy largo y me heva leerlo asi kl les creere supongo k s un bn cuento lo leeria pro buco algo corto suerte .l.

Anónimo dijo...

Pienso que es uno de los cuentos mas bellos y tragicos que he le ido en mis 12 anos de vida

Anónimo dijo...

buenisisisismo cuento de nuestro gan escritor modernista Gutierrez Najera leer sus obras es impactante por favor conozcan mas acerca de este gran autor no seamos incultos como todos los mexicanos


seaniche dijo...

Este cuento lo leí por primera vez recién había muerto mi primer hijo, yo aun era una adolescente y lloré todo el día, hoy lo vuelvo a encontrar gracias a internet y es igual de bello y profundo

Anónimo dijo...

Un excelente cuento tan dramático como triste ,hay que valorar lo que tenemos que es la literatura.

Claudia Cortalezzi dijo...

Gracias por los comentarios.

Seaniche: un abrazo pra vos.

Claudia

Anónimo dijo...

No pues me pareció muy interesante

Anónimo dijo...

El cuento esta muy interesante pero lo único que no me gusto fue que lo leyera bien por que nadamas estaba buscando palabras que no entiendo

Anónimo dijo...

Buen libro aunque un poco aburrido pero cada quien sus libros es un libro muy interezante y tiene la tristesa y el amor en uno.

Anónimo dijo...

GRACIAS A ESTE LIBRO PUDE HACER MI TAREA MIL GRACIAS!!!!!!!

Anónimo dijo...

GRACIAS AHORA TENGO UNA LITERATURA PARA MI TAREA!!

Anónimo dijo...

GRACIAS AHORA TENGO UNA LITERATURA PARA MI TAREA!!!

Claudia Cortalezzi dijo...

¡Qué bueno!
Saludos.
Claudia