Las islas surgieron del océano - Guillermo Cabrera Infante


Guillermo Cabrera Infante nació en Gibara, Cuba, en 1929.
Escritor cubano, nacionalizado británico.
Fundó en 1951 la cinemateca de Cuba.
Dirigió así mismo la revista literaria Lunes de Revolución.
Su obra literaria: Así en la paz como en la guerra, cuentos; Un oficio del siglo XX, críticas de cine; Tres tristes tigres, novela; Vista del amanecer en el trópico, miscelánea; O, ensayo; Exorcismos de esti(l) o, miscelánea; Arcadia todas las noches, críticas de cine; La Habana para un infante difunto, novela; Puro humo (escrita en inglés como Holy Smoke, ensayo; Mea Cuba, artículos; Delito por bailar el chachachá, cuentos; Mi música extremada, ensayo; Ella cantaba boleros, miscelánea; Cine o sardina (1997, Alfaguara, 520 pag), críticas de cine; Vidas para leerlas, artículos; El libro de las ciudades, artículos; Todo está hecho con espejos, cuentos; La ninfa inconstante, novela; Cuerpos divinos, memorias. En 1998 recibió el Premio Cervantes. Murió en Londres, en 2005.

Las islas surgieron del océano
del libro Vista del amanecer en el trópico

Las islas surgieron del océano, primero como islotes aislados, luego los cayos se hicieron montañas y las aguas bajas, valles. Más tarde las islas se reunieron para formar una gran isla que pronto se hizo verde donde no era dorada o rojiza. Siguieron surgiendo al lado las islitas, ahora hechas cayos y la isla se convirtió en un archipiélago: una isla larga junto a una gran isla redonda rodeada de miles de islitas, islotes y hasta otras islas. Pero como la isla larga tenía una forma definida dominaba el conjunto y nadie ha visto el archipiélago, prefiriendo llamar a la isla isla y olvidarse de los miles de cayos, islotes, isletas que bordean la isla grande como coágulos de una larga herida verde.
Ahí está la isla, todavía surgiendo de entre el océano y el golfo: ahí está.




Publicar un comentario